Cómo conocimos a Roald Dahl

Lola y  sus dos amigas bajaron del tren. Se encontraban en la estación de un pequeño pueblo de la campiña inglesa a 35 millas de Londres. Lola estaba muy nerviosa; – ¡No está!, ¿Cuando llegará? Al cabo de dos minutos,  de entre la típica neblina inglesa, podía vislumbrarse a lo lejos un hombre alto, altísimo. De traje impolutamente blanco, a juego con su escaso pero … Continúa leyendo Cómo conocimos a Roald Dahl