Renania del Norte-Westfalia

dsc04509
Típico paisaje de Renania del Norte-Westfalia.

El último fin  de semana fue algo frenético para abandonar mi apartamento en Suiza, cerrar cuentas, seguros médicos, contratos de teléfono e Internet, pagar las últimas facturas para estar al día y despedirme de todos los que pudiera, porque fue imposible despedirme de todos.

Ya estoy en Alemania, con unos días soleados increíbles pero con un frío que te congela las extremidades y el alma. Dicen que no es lo habitual por aquí, espero que se refieran sólo a lo segundo. Di una vuelta por mi nuevo pueblo, que ya conocía, pero no con tanto sol. Las casas de obra vista son realmente bonitas. Me gustan sobre todo las antiguas, con esas ventanas a cuadros como inglesas. El pueblo es 2 o 3 veces más grande que Meiringen y tiene más tiendas en general para todo. Una pizza schinken ( de jamón) cuesta la grande 5.50 €, un Dönner-Teller, un kebap servido en plato,  carne con patatas fritas y ensalada 7.50€, no están mal los precios.

Ayer visitamos uno de los muchos mercados de Navidad de la zona, uno que han hecho sólo para este fin de semana en Raesfeld, un sitio con una iglesia y casas fuera de lo normal, muy, muy pintoresco todo. Probé el glüehwein, el vino caliente y dulce que ya conocía de Suiza, y productos típicos de estas fechas como el  blood wurst, una morcilla grande que la hacen al grill y la sirven con una salsa dulce negra. Es dura y crujiente, típico de la zona de Münsterland. El mercado Navidad de Münster, otro sitio pendiente de ir pronto.

Entramos anoche en una pequeña iglesia para guarecernos del frío, nos dieron un geschenk a la entrada, un regalo, una vela para cada uno, entramos y las encendimos para dejarlas en el altar. Cuando nos dimos cuenta el párroco de la iglesia, nos pasó unos panfletos para leer salmos y se puso a recitar arrodillado frente al altar con motivo del segundo domingo de adviento. Cuando se acercó a tomar el cáliz entre la infinidad de velas que habían en el suelo imaginé que pasaría si empezara a prender fuego sus pantalones. Peor que la escena de Carrie oiga. Se me ocurren cosas muy raras, lo sé. Aparte de eso, estuvo muy bien ese momento de reflexión.

Que gozada poder aparcar casi donde quieras sin tener que ir preparado con moneditas para el parquímetro, que gozada ver gente pasear aprovechando el buen día. Parece una chorrada pero en la zona donde vivía o salían a conquistar un 3.000 o no salían de casa. Poder tirar la basura cualquier día sin problemas. Pero bueno estas son mis primeras impresiones, sólo el día a día me hará ver las cosas con más objetividad.

Saludos desde Renania del Norte-Westfalia!

Nota: Normalmente todas las fotos que pongo en el blog son mías. Salvo algunas excepciones que debería indicar.  Tengo que poner la firmita en cada foto, por si acaso.

2 comentarios en “Renania del Norte-Westfalia

  1. Estás como una cabra abue! Cómo pudiste pararte a pensar en que pasaría si le incendiasen los pantalones al pobre hombre? 😂
    Como siempre genial todo lo que escribes! Ti diría que algún día me gustaría probar esas cosas peero no! Haha No soy mucho de vino y las morcillas tampoco son lo mío! Pero si tomaré nota de los sitios a los que vas.
    Un besito enorme abue 😘

    Me gusta

  2. Pues hay que ser aventurera pipiola, probar cosas nuevas y así hablar con conocimiento de causa. Déjame un poco de tiempo y ya verás por aquí que sitios más chulos voy a visitar. 😉

    Lo del párroco no era un deseo, era un peligro que estaba ahí! 😛 You are the best Bren, siempre tan amable con tus comentarios. 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s