Perdido en el Norte

DSC04546.JPG
Molino cercano a mi pueblo. Lo compró un arquitecto y ahora vive en él.

Igual que fue profético lo del post de “Comer o morir”, acabando en una intoxicación por culpa de una salchicha, en esta ocasión, el propio nombre del blog resume bien mi sensación de esta semana aquí. Realmente estoy perdido en el norte.

Y digo perdido porque geográficamente es todo tan parecido, tan plano, que no diviso un montaña para poder subir y poder orientarme. Sólo me oriento por el sol y por una infinidad de letreros de poblaciones que acaben en su mayoría en “eld” o “en”. Por otro lado perdido porque desconozco los sitios de aquí, dónde están, tengo que ir preguntando aquí y allá, y como me esperaba, aunque tenga la inestimable ayuda de mi chica creativa, los primeros días en un país nuevo  desgastan mucho, demasiadas cosas por aprender, saber y hacer al mismo tiempo.

El WC Alemán. (no apto para personas sensibles)

La primera vez que vi un inodoro alemán, me quedé contemplándolo como el que mira algo raro, bizarro. Fue en Grevenbroich. El agujero por donde debe salir el regalito está en la parte de adelante, casi sin agua en el fondo. El resto del inodoro tiene una especie de habitáculo pensado para que caiga el detrito, la deposición, la plasta… llámenlo como quieran, justo en ese sitio, donde su forma ovalada con un poco de agua hace que al tirar de la cadena, resbale nuestro regalo de vuelta para la madre naturaleza. Pues donde vivo tengo como no un wc de estos, es obsceno. Puedes tomar muestras para el doctor si lo necesita o hacer un exhaustivo examen visual de tus heces. Una contemplación intima de lo más profundo de tu ser.

Existen tres tipos de WC, el alemán, el francés y el inglés. O eso asevera un estudioso del tema. Os dejo el enlace, interesantísimo, escatológico y sobre todo, divertido.

La Burocracia

Esta semana he entrado en contacto con la burocracia alemana. Nos han atendido bien, pero es mucho más compleja y farragosa que la Suiza, papeles para todo. Pero bueno, es la sensación que me dio, todavía me queda mucho por averiguar. Por otro lado ya tengo una cuenta bancaria alemana. Nada de Deutsche Bank. Un banco popular en los pueblos, pero moderno y por lo poco que he visto, de una atención exquisita para el cliente.

El móvil

Volvemos a la opción de prepago, más fácil, claro y conciso que con contratos que juegan a incrementarte las facturas activándote cosas sin permiso que tú nunca has pedido. Como con casi todo, no tengo un gran conocimiento del mercado de telefonía móvil, pero Aldi Talk, la opción de tarjetas sim de prepago de la conocida red de Supermercados alemana es barata y me da Internet  llamadas a precios tirados y llamadas y sms gratis a otros teléfonos de Aldi Talk, que por lo visto son muchos. Encantao oiga.

Paletismo, racismo, prejuicios

En mis más de 5 años en Suiza nunca me encontré con un caso de prejuicio racial como el que me pasó precisamente hoy. Entro a un almacén de herramientas, cosas para la casa y demás, en busca de un ladrón de estos de cuatro enchufes con un alargador. Pues resulta que el ladrón parecía un servidor. Entro en el almacén, me pongo a buscar por los pasillos la sección de electricidad, no conozco el sitio. Voy con barba de una semana, chupa negra y una pinta de NO alemán que echa pa atrás. Una de las señoras del almacén,  observa con ojos inquisitivos todos mis pasos. Por fin encuentro donde están los alargadores. Los examino y la señora hace lo mismo, pero conmigo. La miro de reojo, veo que se acerca a mí, creo que se va a ofrecer a ayudarme por si tengo alguna duda. No, se pone al lado de mi, justo al lado de mi y no me dirije la palabra, sin dejar de mirarme y hace como que coge otro artículo para comentárselo a su compañera. Me tomó por lo que no soy. Cojo el alargador, pago y me voy. Después de pensar un poco más lo sucedido se lo comento a mi novia que por supuesto no da crédito a lo que le cuento. Me dice que seguramente me habrá confundido con un sirio, que tienen muchos recelos mucha gente, no toda por supuesto, y más en los pueblos, con la cantidad de refugiados que han llegado a Alemania y no saben bien qué hacer con ellos para integrarlos. Me da igual lo que pensara, los prejuicios no se los quita nadie. Por supuesto volvimos, devolvimos el dichoso alargador para que nos reembolsaran el dinero, y hacerles saber la mala atención recibida para un cliente. Por supuesto es anecdótico, he conocido a gente bien maja que sólo por hacer una foto de la iglesia ya han entablado conversación conmigo. O una chica que fue justo hasta ese molino que sale en la cabecera de este post para hacer unas fotos del molino al amanecer. Fue  muy gracioso porque llegamos a la vez al mismo sitio para lo mismo. Intercambiamos palabras amistosamente sobre la panorámica y la casualidad. Freundlich, como dicen por aquí.

Las fotos de abajo son del mercado navideño de Raesfeld. Uno de los mucho mercados de estas fechas en Alemania: Mucho vino caliente y morcillas calientes crujientes, bloodwurst, bratswurst mit pomme frites… cosas así.

Bueno, fin del repaso de la semana. Seguiremos con los mercados navideños, en este caso el de nuestro pueblo que se visten como la gente de principios de siglo. Todo muy pintoresco, seguro. Nos reservamos la visita a Düsseldorf un día bien soleado.

2 comentarios en “Perdido en el Norte

  1. Hahahaha abuee deja pues de observar el WC y arréglate la barbita, hombre! Eres tremendo de verdad que si! Hahahaha

    Compra muchos regalitos pero no te olvides de sacar tiempo para seguir escribiendo! (Como regalo para tu nietecita).

    Un besito enorme abue! 😙

    Me gusta

    1. A una que yo me sé le gusta la barbita así!, (bueno, un poco más arreglada). Lo del WC de verdad que es toda una experiencia, yo aviso por si algún día vienes a estas tierras. Por lo visto antes se llevaban más, ahora se empiezan a llevar los WC que todos conocemos.

      Los regalitos no sé si podré comprar muchos aquí o no, todavía no sé si bajo a España en coche o en avión. Esta semana que viene lo sabré!

      Tu regalito está asegurado, descuida. Un besito pa la nietecita, y a ver qué notas me traes!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s