Sobre dos ruedas (On the Road Again)

Últimamente estoy usando la moto más que nunca. La dificultad de moverse por la ciudad en coche, y mucho menos con el transporte público, me anima a seguir usando mi vieja moto, la que uso para el día a día y para el disfrute.

Mi primer recuerdo sobre una moto, si no recuerdo mal, es montado en el ciclomotor del tío Perico. Nos llevaba a su huerto con la vieja vespino a mi hermano y a mí. ¡Los tres subidos en la moto! Eran otros tiempos… el siguiente recuerdo fue la primera vez que intenté montarme en esa misma vespino. Fue acelerar y estamparme entre los matorrales. En vez de frenar, no solté el acelerador del manillar… vamos que la lié parda.

Tuvieron que pasar unos cuantos años hasta que llegó a casa la primera moto en la familia, una moto compartida entre mi hermano mayor y yo, una Suzuki, nada serio, sólo pillaba los 60 kms por hora. Era fardona, pero poco más. La usamos bastante para ir de aquí a allá, no recuerdo bien el porqué dejamos de usarla. Se acabaría estropeando del todo. Mis recuerdos tienen lagunas, como si fuera una rock star que no se acuerda de qué hizo en sus años mozos.

El siguiente recuerdo ya se remonta al 2007, año en el que me compré la moto que aún tengo ahora. Una 125 cc, una Daelim Roadwin, coreana, que petardea una cosa mala, pero es alta y da el apaño de mil amores. Recuerdo que decidí comprármela harto de ir a toda prisa por la ciudad de casa al centro y vicecersa para ir al trabajo e ir a toda a comer a casa, no daba. Aún recuerdo cuando llevaba a mi padre a lomos de la Daelim, yo conduciendo y él fumando escarranchado hacia atrás. Es que ni cinco minutos podía estarse quieto con el pitillo.

En mi primer intento de visita a Barcelona fue eso, un intento. A la altura de Sant Adrià del Besós, justo circulando por el carril central, la moto empezó a ahogarse, a perder fuerza. Pité para avisar a mi hermano, nuevamente presente en estos momentos moteros, pero no sirvió de nada, siguió su camino con su moto y no se dio cuenta de mi problema en medio del ruido ensordecedor de los coches. El filtro del aceite se agujereó. Maldita la gracia. Esa fue la primera de una colección de averías en los momentos más inoportunos. ¿O hay algún momento oportuno para quedarte tirado con la moto? Me he caído con ella, me he clavado un tornillo, yo no, la moto, pinchándose la cubierta, se me ha escacharrado alguna vez el alternador… en fin, pequeñas incomodidades propias de una moto que va cumpliendo años. La última sorpresita ha sido la bovina. Dijo hasta aquí hemos llegado. El caso es que sería ella, la bovina, la que dijo basta, se cambió y sigo desplazándome por todo el Maresme, por las montañas como el Montseny, visitas a Vic, a Calella, a Alella, a la Garriga… La libertad que te da la moto en los viajes no te la puede dar un coche, por descontado. Y eso lo dice una persona que no se considera motorista.

En fin, seguimos On the road again, con ganas de echar a rodar de nuevo, volver estar activo y descubrir cosas nuevas, incluso con confinamientos y toques de queda. Cualquier cosa menos quedarme quieto.

2 comentarios en “Sobre dos ruedas (On the Road Again)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .