Perdido en Teruel

Sigo por Teruel, los trabajos de la casa avanzaron bastante, así que me he tomado días libres para explorar más allá del Matarraña. Ayer cogí la mochila, metí la bicicleta en el coche y me lancé a visitar pueblos del Bajo Aragón y el Maestrazgo.

Después de pasar por el pintoresco Belmonte de San José, La Cañada de Verich, y luego La Ginebrosa, llegué a el pueblo de Aguaviva, pequeño, interesante, pero que gracias a el río Bergantes y sus pozas, le han puesto en el mapa. Hay un punto en el río, donde un puente de piedra cruza el Bergantes, donde los recovecos para bañarse se suceden. Lo mejor es bañarse cuando todavía no ha llegado el tumulto de gente que al parecer cada vez más gente llega hasta allí para darse unos baños.

Después del baño de rigor, de hacer el gambitero en el río, marché en dirección a Cuevas de Cañart, el pueblo de origen de Guitarricadelafuente, por aquello de que su abuela es de allí y el mozo ha pasado muchos veranos en ese pueblo perdido, pero perdido perdido. Un buen lugar para perderse.

Mientras circulaba por la carretera, y me quedaba embobado mirando las aguilas volar a pocos metros sobre mi cabeza, veo como una de ellas se dirige hacia la carretera, justo delante de mí. Se lanzó en picado para atrapar una serpiente. La agarró con sus garras, valga la redundancia y echó a volar. Todo esto mientras pisaba el freno a tope para no atropellar a ambas. ¡Teruel is Wild!

Decido ir dirección Jaganta, 12 kms de la nada. Sólo curvas y montañas encrespadas. Hasta que llego al pueblecito, lo paseo rápido, apartado, muy apartado de todo, sigo mi camino… dejo a la derecha Castellote, el cual luego visito a la vuelta y me meto por la carretera que bordea el embalse de Santolea. Vaya barrancos, ¡vaya vistas!, y vaya embalse. Después de dejar una zona más bien seca, empiezo a ver aflorar el verde de los pinos otra vez. No me encontré a nadie por el camino, sólo naturaleza. Muy chulo el camino desde el embalse a Cuevas de Cañart.

Cuevas de Cañart

Una vez en Cuevas de Cañart, aparco y saco la bici para recorrerme le pueblo tranquilamente. Casas arregladas, otras cayéndose a cachos, casas con muro de tapia, que van deshaciéndose. Veo el antiguo lavadero, un lugar perfecto para refrescarse, me echo agua como el que se echa agua bendita. Por las laderas de la montaña cae agua por todas partes, la gran montaña que tienen detrás les abastece del preciado bien liquido. Me acerco al famoso convento que no conserva la cúpula pero mantiene la fachada y los arcos con sus santos y figuras. Muy curioso de ver de cerca. Miro en móvil después de hacer un puñado de fotos la cobertura, cobertura cero. La batería se está descargando más deprisa de lo normal. Todavía me animo a hacer una pequeña ruta por «El estrecho», siguiendo el cauce de todos aquellos riachuelos que vana parar a un enorme mazizo de piedra que se abre paso por el famoso estrecho. El agua se abrió paso por cientos de miles de años, y ahí sigue pasando. La ruta es preciosa, va bajando poco a poco. Cuando decido volver es demasiado tarde, me espera una vuelta con bastantes cuestas y un calor que empieza a apretar más y más. Cuando vuelvo al pueblo voy corriendo de nuevo al lavadero y no me meto dentro de milagro. Peor que un San Bernardo en verano. ¡Agua!, ¡agua!

Es hora de volver, dejo atrás Cuevas para llegar a Castellote, en lo alto de un gran mazizo calcário. Después de pasar un angosto túnel que atraviesa la montaña, ubico el casco antiguo y me dispongo a visitarlo, pensando en el origen del nombre del pueblo. Cuando alzo la vista, veo arriba, muy, muy arriba, los restos de un antiguo castillo coronando la montaña. Qué manía de construir los castillos tan en alto. Cualquiera va a comprar el pan así.

Se acabó, después de escalar hasta el castillo y admirar los buitres planeando por encima de mi cabeza, marcho a paso ligero de nuevo hasta Aguaviva para darme otro chapuzón para refrescar el motor que está a punto de echar humo. Seguiremos explorando, seguiremos perdiéndonos.

Dejo por aquí el videolip de Guitarricadelafuente grabado en Cuevas de Cañart, y luego otro vídeo donde Zahara entrevista a Álvavo (Guitarrica) y le pregunta sobre sus inicios y su conexión con el pueblo. No perderos la entrevista que le hace luego al antiguo maestro del pueblo, un joven que su primer trabajo fue dar clases a los seis niños del pueblo de entonces.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.