Enamorado de la moda juvenil

Hace poco, en uno de mis paseos matutinos por la ciudad, como un alegre jubilado, pero en joven. Un viejoven. Me quedaba observando a la gente, un lujo, pasear sin prisas. Pero bueno, a lo que iba. Los ojos se me iban a algo que está de moda entre la juventud, ir con un roto enorme en las rodillas de los pantalones. Incluso con bajas temperaturas. Algo que llevan indistintamente chicos y chicas. Guapísimos todos. Con la vergüenza que pasaba mi madre cuando se me rompían por ahí y corría a remendarlos con unos parches no sea que me vaya a ver cualquiera echo una piltrafa. Creía que lo había visto todo con los pantalones cagados, pero no, la moda está ahí para sorprenderte  a ti, enamorado de la moda juvenil.

Otra moda que no comparto, pero podría tolerar (no me queda otra) es aquello de ir con pantalones pesqueros para poder mostrar los calcetines. Se entiende que deben ser bonitos, de puntitos o colorines, no sé. Hasta ahí bien. Pero lo de ir todo el año sin calcetines, y con los pantalones cortos expresamente para que se vean los tobillos desnudos pues, qué queréis que os diga. Ideal de la muerte. Me estoy leyendo  y estoy quedando abuelo cebolleta total, pero es lo que hay.

Hay también casos extremos como encontrarme a un joven japonés mochila a la espalda, chaqueta rara a lo militar, en bermudas y con chanclas. Lo llamativo no es que lo viera en un súper, es que lo vi en un súper de Holanda, con 4º de temperatura en la calle y con el resto de personas, incluido nosotros, abrigados como para ir al polo norte. Que me pasen ese aguardiente que toma el nipon, porque sino no lo entiendo.

Pero todo esto en realidad no era lo que me apetecía compartir (vale, un poco sí). Lo que me apetecía explicar es que en uno de los semáforos para peatones, en una calle pequeña del centro. Una abuela y su nieta esperaban delante del paso de cebra. La niña le preguntó que porqué no pasaban, que todo el mundo pasaba. La señora se agachó a su altura para explicarle el porqué. Había que respetar el semáforo de peatones. Aunque no pasaba ningún coche. La gente pasaba la calle con tres zancadas que daban.  Podría haber pasado sin peligro alguno como los demás, pero me quedé esperando a que se pusiera en verde, para no contradecir a la abuela.

Ahí fue mi buena acción del día. Ya tendrá tiempo para pasar por el lado salvaje de la vida. Cruzar pasos peatonales en rojo, robar bancos y otras fechorías.

Chicos, jóvenes y niños que se os ocurra pasar por aquí y  no conozcáis este vídeo de unos imberbes Radio Futura. Fijaros en el teclista del fondo, por favor. Eso si que es ser un viejoven. 😀

3 comentarios sobre “Enamorado de la moda juvenil

Agrega el tuyo

  1. Hola, que bueno que la abuela se preocupara por su nieta explicando las razones por las cuales no se debía cruzar en rojo, muchas veces por ese “todos lo hacen” se han producido tragedias de las que después no tiene caso lamentarse. Ah, a mí tampoco me gusta eso de llevar pantalones que dejan ver los tobillos me resulta absurdo XD. Buen blog, saludos 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: