El Leitmotiv del buen andador.

Debo confesar que no tengo nada interesante que contar. El día a día es como el día de la marmota de Bill Murray, parecen siempre el mismo día, las mismas rutinas.

En teoría se recomienda escribir sobre algo que conoces o ves de cerca, o te inspire. Ahora mismo no me inspira nada, pero nada de nada. Lo  más cercano que veo son los taca tacas de las señoras, esos andadores con patas y ruedas que sirven a su vez de sillón cuando a la gente mayor le fallan las fuerzas y se sientan en él como el que se pone a ver un partido de fútbol. He visto a señoras que andan con cierta soltura pero se aferran a sus taca tacas como el que se aferra  a su único décimo de la lotería de Navidad, por si acaso. Cargan sus bolsas en sus enganches y a rodar se ha dicho.

Por otro lado esta la versión poltrona con ruedas que consiste en un pequeño cochecillo eléctrico que seguro que habréis visto, pero no como en Alemania, que parece que estén de oferta entre la gente de la tercera edad. Tienen sus espejitos retrovisores, sus porta cosas, su bocina… hasta sus pegatinas y banderolas. Sólo les falta tener un cenicero y un habitáculo para dejar las peladuras de las pipas. Estos señores y señoras circulan por las calles de sus pueblos, algunos temerariamente, como si no hubiera un mañana. He llegado a ver circular estas poltronas con ruedas por las carreteras. Con dos cojones. Lo bueno es que muchos de ellos pueden andar, pero buff, que pesado andar, mejor que me lleve el trasto de aquí pa allá.

Es algo preocupante. La gente se acomoda a moverse menos, a no hacer nada, salvo tener  a punto su jardín, para no disfrutarlo, que ya es el colmo. No sé bien en las ciudades alemanas pero en los pueblos hacen una vida muy de puertas para adentro, y eso no es bueno. Creo que esta reflexión ya la comenté hace dos posts. Ya me repito, tut mir leid.

Hace años, justo un año antes de explotar la crisis en nuestras narices. Trabajando en les Cinc Sènies, a las afueras de Mataró. Pude ver como un señor se acercaba calle arriba hacia nosotros. Su paso era lento, pero subía, poco a poco. Cuando llegó hasta nuestra altura nos saludamos y empezamos una pequeña conversación.

  • Hola, bon dia.
  • Bon dia.
  • ¿Qué?, ¿un paseíto de buena mañana?
  • Sí, sí hijo, es lo que toca, moverse un poco cada día. (me dice con pronunciado acento catalán)
  • ¿Cuantos años dirías que tengo?
  • Pues no sé, ¿setenta y cuatro?
  • Casi, noventa y tres.
  • No puede ser. ¿Noventa y tres y anda subiendo estas cuestas?
  • Sí hijo sí, y el día que no lo haga  me mustiaré como esa flor y para el hoyo. (Me señaló un flor silvestre con la punta de su bastón)

La conversación terminó pronto. El señor prosiguió su camino, despacito, como la canción de Luis Fonsi, y yo seguí con mi trabajo. Pero sus palabras resonaron en mi conciencia,  y a día de hoy, más todavía. Hay gente, gente que no conoces de nada, que pasan por tu vida fugazmente, que sin pretenderlo, te dejan una reflexión que te queda grabada en tu mente y a la que te agarras en muchas ocasiones para dar respuestas a las dudas y preguntas que te asaltan en la vida. Al menos es algo que a mí me suele pasar.

Es como el libro de Spencer Johnson llamado “¿Quién se ha llevado  mi queso?” donde afirma que en la vida todo está en continuo movimiento, en continuo cambio. Si te quedas parado… pues eso, ahí te quedas. En el libro el autor invita a buscar de nuevo el queso (aquello que desees), a anticiparte antes de que se acabe, exponiendo las posibles nuevas situaciones de una forma clara y práctica.

Es por eso, que tanto taca taca (andador), tantos coches eléctricos para viejos y tanto sedentarismo físico y psicológico no te lleva a nada bueno. Tal vez tenga más razón que nunca aquel anciano de noventa y tres años y merezca la pena el esfuerzo de subir la cuesta, poco a poco,  subirla para luego bajarla, tener la energía suficiente para hacerlo. Ya sería un buen Leitmotiv, un sentido de la vida, moverte para constatar que sigues vivo. Parafraseando a Machado de manera recurrente, pero de una clarividencia encomiable,

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

Y ahora, unos consejitos musicales sobre las cosas que conviene saber, así porque sí, de la mano de Marwan. Me quedo con aquello de; El amor es el único juego en el que hay que empatar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s